Pareja cancela su boda y usan el dinero para dar comida a personas pobres

La pareja pagó por adelantado por la comida de su boda, por lo que decidieron donarla y pasar su gran día sirviendo a los más necesitados

El coronavirus ha impedido que se celebren muchas de las bodas que iban a tener lugar este año. Bien porque no se puede garantizar las medidas de seguridad o porque los contrayentes e invitados no se sienten seguros, este año ha habido más cancelaciones que nunca. Y no es poco dinero el que se pierde de alguna manera, pues este tipo de eventos suelen llevar una planificación de más de un año en el mejor de los casos, con mucho dinero invertido.

Una pareja norteamericana, Melanie y Tyler Tapajna, pagaron por su boda por adelantado, para celebrarse el 15 de agosto. El plan por el que pagaron era el de cualquier evento de este tipo: un recinto de ensueño donde celebrar la boda, un DJ que se encargara de la música y comida para servir cena a sus 150 invitados. Sin embargo, a principios de julio les dieron una mala noticia: el lugar donde se iba a celebrar la boda cancelaba la reserva por culpa del virus. Pero claro, ¿qué iban a hacer con la música, los invitados y, lo más importante, con toda la comida por la que habían pagado? Se les ocurrió un plan: donarla a aquellos que lo necesitaran.

“Habíamos pagado por la comida por adelantado, podríamos haber celebrado la boda en otro sitio e invitar a todos, pero no tenía sentido”, cuenta Melanie al programa Today , “Así que le sugerí a Tyler, ‘¿por qué no donamos la comida?’”. A su ahora marido le encantó la idea, y contactaron con Laura’s Home , un centro de protección para mujeres solteras y madres con niños sin recursos. A todos ellos les fueron destinados más de 1.600 euros en comida.

La pareja se dio el sí quiero en el jardín de la casa de los abuelos de Melanie, con solo sus familiares directos presentes, y luego se trasladaron al centro para poder servir ellos mismos la comida a sus inesperados “invitados”. En el centro también se pusieron manos a la obra, y todo fue decorado como si del gran evento que se trataba: manteles de colores, velas y toda la comida preparada para ellos.

“Creíamos que no estaba bien celebrar una gran boda con la que está cayendo”, dice Melanie, “Sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de gente que hay que lo está pasando realmente mal. Ver las sonrisas en las caras de esos niños, ver que todos aplaudían por nosotros… Fue un momento muy dulce”.

“Parecía la manera perfecta de pasar nuestro día”, añade Tyler, “Resultó ser el día más bonito del mundo”.

La cosa no queda ahí, porque la pareja ha decidido hacer de su gesto algo permanente. A partir de ahora, harán una donación a una organización que lo necesite para celebrar su aniversario de bodas cada año.