En mi trabajo me admiran y respetan, mientras en mi casa es al revés y eso me tiene pensando en la separación.

Tengo 30 años, casado hace cuatro, tenemos una hija de 3 años la cual nos cuida mi suegra ya que ambos trabajamos.

Mi situación es peculiar, en mi trabajo soy jefe de un grupo regular de personas, mi relación con mis compañeros es bastante buena, mi gente me respeta y me tienen confianza, ahí me siento alguien importante, me siento admirado, me piden consejos y ayuda, es bonito sentirse líder y ver que los demás siguen y respetan tus puntos de vista y decisiones.

Caso contrario es en mi hogar, mi matrimonio en estos cortos años no va por buen rumbo, a mi esposa le pela el eje mis iniciativas y mucho menos si son con el fin de mejorar la economía, cada quien jala para su propio lado. Espero me comprendan, no deseo obediencia en mi casa, pero deseo que las cosas mejoren, mientras en mi trabajo soy alguien a respetar, en mi casa ni me admiran ni me respetan como cabeza de hogar, me ven como el que debe sacar la basura, el que le dé la comida al perro o que tiene que lavar los trastes después de cenar porque mi esposa se daña las uñas… Se qué dirán, “contrate trabajadora” sin embargo el fin es buscar que en la casa las cosas mejoren siendo nosotros mismos, espero sus recomendaciones.

Emilio de San Pedro Sula

Loading...