Mujer intenta bajar a joven ciega de un autobús por que su perro guìa era negro

Fuerte discriminación sufrió una joven ciega de 22 años llamada Megan Taylor y su perro guìa, Rowley, cuando una mujer que iba con ella en el mismo bus les pidió que bajaran de la unidad.

Megan trato de explicarle que Rowley era un perro guìa pero la acusò de mentirosa, afirmando que los perros guìas son labradores amarillos y Rowley era negro. Esta actitud hizo que al final Megan la ignorara ya que no había forma de educar a la mujer y que no valìa la pena seguir discutiendo optando por ignorarla.

Rowley es el mejor apoyo de Megan desde que ésta perdió la vista a sus 15 años, tras sufrir un accidente que además le causò otros problemas de salud, como pérdida de audición, desmayos frecuentes, ataques de vértigo y alteración del equilibrio.

¿Hay otro mejor amigo que un perro?


Loading...