Una tumba de 5.000 años de un fuerte y poderoso lìder tribal chino fue desenterrada

Una tumba cinco veces milenaria con restos humanos, armas rudimentarias de piedras y huesos de cerdo fue hallada por arqueólogos chinos. Esto se llevò a cabo en las ruinas de Huangshan, situadas en la ciudad de Nanyang y ha suscitado discusiones respecto a la procedencia e importancia del dueño del sepulcro.

El individuo llevaba un arco en su mano izquierda y una especia de hacha de piedra jade en la derecha. En sus pies yacían 18 piezas de mandíbulas inferiores de varios cerdos. Otros artículos de jade, cerámica y gres también formaban parte del enterramiento, señala la agencia Xinhua.

El funcionario del Instituto Provincial de Patrimonio Cultural y Arqueología de Henán, Ma Juncai, asegura que se trata de la tumba del clan de más alto rango de la cultura Qujialing, una civilización del Neolítico tardío —último de los periodos de la Edad de Piedra— asentada principalmente en los tramos medios del río Yangtsé y desarrollada entre los años 3.400 y 2.600 a. C.

En un rango de 120 metros cuadrados alrededor de los restos del potencial líder se identificaron ruinas de casas de la cultura Yangshao, otro de los pueblos neolíticos que floreció en esa provincia. Los investigadores creen que las viviendas fueron utilizadas para la fabricación y procesamiento de piezas de jade, que han sido desenterradas en el propio sitio.

Loading...