Enojarse todos los días es bueno para la salud, según los expertos

Los científicos aseguran que enojarse todos los días por 30 minutos es bueno para la salud, y puede ayudarte a sobresalir en ciertos aspectos de tu vida, e incluso afirman que es un estímulo que ayuda a la evolución.

Young woman yells at man with beard

De acuerdo con una investigación realizada por expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), uno de los principales beneficios de este estado de ira es que te hace más competitivo y te ayuda a enfocar toda tu atención en cosas muy específicas.

El doctor Eduardo Calixto, que participó en el estudio, explicó que durante el enojo “prácticamente se anula la parte más lógica y congruente del cerebro para incrementar la actividad cardiovascular y respiratoria”.

El especialista explicó que cuando te molestas suceden cambios en tu cuerpo, y el cerebro libera noradrenalina y dopamina, dos sustancias que activan nuestro sentido de alerta y respuesta, lo que se traduce en mucha energía acumulada y un cuerpo listo para reaccionar.

Los científicos señalan que, si aprendemos a focalizar esa fuerza condensada es posible sacarle provecho, ya que también durante este tiempo se mejoran los procesos de la memoria y la mente se vuelve más ágil.

Calixto resaltó que este periodo de ira es sano si se mantiene entre los 30 a los 40 minutos máximo, que es cuando el cerebro está trabajando en su punto óptimo. Pero, luego de este tiempo, se inicia la liberación de otras hormonas que te hacen sentir abrumado, y aunque ya existen técnicas que te ayudan a combatir el estrés y la ansiedad en solo 12 minutos, a la larga este problema se puede volver una enfermedad.

Entre las actividades que podrías hacer mientras estás enfadado, son:

  1. Trabajo: mejora tu concentración y capacidad para detectar oportunidades, incrementando tu productividad laboral, algo que es muy útil especialmente en los empleos donde te dedicas a resolver problemas.
  2. Actividad física: tus sentidos están alerta por lo que te será más fácil realizar tareas que en otras situaciones te parecen complicadas o imposibles.
  3. Resolución de conflictos: si tienes algún problema sin resolver, de cualquier aspecto, podrías tener un “enojo inducido”, para ayudarte a encontrar más opciones. Sin embargo, lo recomendable es anotar todas las ideas y después ver los pros y los contras más a fondo para no precipitarte a tomar decisiones.

Por otro lado, Aaron Sell, profesor de psicología y criminología de la Universidad de Heidelberg, Alemania, explicó a la BBC que es posible usar la ira como un punto a tu favor en ciertas cosas, y que esto incluso ayuda a la supervivencia.

“La ira es un sistema muy sofisticado… para ponerlo de forma un poco dramática es como un dispositivo de control mental. Es una forma de meterse en la cabeza de otra persona y hacer que te valoren más”, declaró.

Asimismo, explicó que una forma simple de explicarlo es que en la época primitiva, aquel que lucía más fuerte se convertía no solo en el líder, sino también tenía más ventajas de sobrevivir, pues en caso de enfrentarse a alguna amenaza su sentidos eran más rápidos en responder ya fuera en combate o en huida.

Sin embargo, los científicos mexicanos advirtieron que es necesario aprender a autocontrolarse, o de lo contrario el enojo podría convertirse en un problema psicológico, cuyos síntomas son:

  1. Arranques de ira espontáneos.
  2. Enojos de más de una hora.
  3. Crisis constantes varias veces al día.
  4. Sentimiento de frustración e impotencia.
  5. Violencia física.

Y en estos casos es necesario acudir a recibir tratamiento con un especialista, ya que la calidad de vida del individuo y quienes lo rodean se ve afectada.

Fuente: Telemundo

Loading...