Mis hijos se apoderaron de todo lo que era mío

Llegaron mis hijos a éste mundo y desde su primera respiración comenzaron a apoderarse de todo.

Se apoderaron de mis noches tranquilas y mis horas de sueño. También de las mañanas de domingo en las que dormía hasta tarde.

Se adueñaron de mis baños relajantes en tina y de los libros que leía en mis ratos libres.

Se apoderaron de mis desayunos y comidas calientes. También de los cafés que tomaba sentada mientras veía a la gente pasar.

Se adueñaron de las horas que pasaba en el gimnasio, y de las tardes libres en las que solía sacar a los perros a caminar por el parque.

Se apoderaron de las cenas a las que asistía con mis amigas, ésas en las que reía y platicaba sin parar.

Se adueñaron de mi coche, de mi cama, de la música que escuchaba y hasta de la televisión.

Pero lo más importante es que desde el instante en que los vi, cada uno de ellos se adueñó por completo de mi mente y de mi corazón.

Fuente: naranxadul

Loading...