Trump es criticado por expertos médicos por salir del hospital para saludar

El presidente, Donald Trump, abandonó brevemente este domingo su cuarto de hospital en el Centro Médico Militar Walter Reed, donde está siendo tratado por COVID-19 para conducir frente a un grupo de partidarios, una medida que fue rápidamente criticada por expertos médicos y legisladores como “demente”.

President Donald Trump drives past supporters gathered outside Walter Reed National Military Medical Center in Bethesda, Md., Sunday, Oct. 4, 2020. Trump was admitted to the hospital after contracting COVID-19. (AP Photo/Anthony Peltier)

El presidente publicó un video en su cuenta de Twitter alrededor de las 5:15 p.m. anunciando que “daría una pequeña sorpresa a algunos de los grandes patriotas que tenemos en la calle”. Unos minutos más tarde, la caravana presidencial pasó lentamente alrededor del hospital donde una multitud se ha estado reuniendo desde el viernes por la noche. Se podía ver a Trump a través de la ventana de un SUV saludando y usando lo que parecía ser una máscara de tela, en lugar de una máscara N95 que protege más.

El presidente no va a ningún lado sin la protección del Servicio Secreto, y el viaje del domingo no fue una excepción. Se pueden ver al menos otras dos personas en el auto con Trump.

El viaje no anunciado provocó indignación de varios legisladores demócratas prominentes y algunos médicos que no estaban involucrados en su atención, quienes acusaron a Trump de poner en riesgo innecesariamente a los agentes del Servicio Secreto.

President Donald Trump drives past supporters gathered outside Walter Reed National Military Medical Center in Bethesda, Md., Sunday, Oct. 4, 2020. Trump was admitted to the hospital after contracting COVID-19. (AP Photo/Anthony Peltier)

El Dr. James Phillips, médico de cabecera de Walter Reed, tuiteó que “el SUV presidencial no solo es a prueba de balas, sino que está herméticamente sellado contra ataques químicos” y, por lo tanto, el riesgo de transmisión de COVID-19 era “lo más alto posible por fuera de los procedimientos médicos”.

“Cada persona en el auto durante ese ‘paseo’ presidencial completamente innecesario ahora tiene que ser puesta en cuarentena por 14 días. Pueden enfermarse. Pueden morir. Por un teatro político. Ordenado por Trump para poner sus vidas en riesgo por un teatro. Esto es demente”, agregó.

“Me enferma verlo cerca a otras personas en ese auto”, le dijo a nuestra cadena hermana MSNBC la Dra. Esther Choo, médica de emergencias y profesora de Ciencias y Salud de la Universidad de Oregon.

La Dra. Céline Gounder, experta en enfermedades infecciosas y profesora de la Universidad de Nueva York, acusó a Trump de “poner en riesgo la salud de los demás”.

El representante Bill Pascrell, Jr., demócrata por Nueva Jersey, calificó el evento como “una maldita desgracia” en Twitter.

“Para disfrutar de la adulación de un puñado de sus partidarios, Trump puso en peligro la vida de los agentes del Servicio Secreto y de otros miembros de su séquito”, añadió.

“Es una negligencia criminal que @realDonaldTrump exponga imprudentemente a otros”, dijo el representante Eric Swalwell, demócrata por California. “Oren por el Servicio Secreto”

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, defendió la medida en una entrevista con Fox News, afirmando que Trump “quería agradecer a sus partidarios” y “dar confianza al pueblo estadounidense de que su Comandante en Jefe puede superar esto”, pero no respondió preguntas sobre las preocupaciones de seguridad sanitarias.

Jason Miller, uno de los principales asesores de la campaña de Trump, insistió en una entrevista con CNN en que Trump hizo el paseo “de manera segura”, pero no pudo responder preguntas sobre las precauciones que se tomaron para mantener seguros a los agentes del Servicio Secreto.

“Pero también sabemos que el Servicio Secreto cuida mucho de sus agentes, hay precaución adicional. No soy parte de las operaciones de la Casa Blanca ni de la unidad médica de la Casa Blanca. Así que no puedo hablar sobre la logística exacta, pero sé que el Servicio Secreto se toma esto muy en serio”, dijo Miller.

Cuando se le preguntó sobre la caravana presidencial sorpresa, un portavoz del Servicio Secreto dijo: “No comentamos sobre las operaciones de protección”.

El viaje en caravana de Trump el domingo es el último de una serie de esfuerzos del presidente y sus aliados para darle al público estadounidense una imagen optimista de su diagnóstico de coronavirus, a menudo confundiendo los hechos en torno a su enfermedad y creando confusión sobre el estado de salud del presidente.

Trump ha publicado varios videos y fotos de sí mismo trabajando en la suite presidencial de Walter Reed. Cuando se le preguntó en una conferencia de prensa el domingo temprano por qué el presidente no usa una máscara en ninguna de estas imágenes cuando presumiblemente alguien más estaba en la habitación capturando el momento, el Dr. Sean Conley, un médico de la Casa Blanca, dijo que el presidente usaba una mascarilla cuando está cerca de los médicos.

“El presidente usa una máscara cada vez que está cerca de nosotros y todos estamos usando nuestro PPE (equipo de protección personal) N95 completo”, dijo Conley, y agregó que cuando llegue el momento de sacar a Trump del hospital y llevarlo al público, “hablaremos de que él lleve mascarilla”.

Fuente: BBC